Podré tener una alergia o una intolerancia alimentaria?

Vigilando con sigilo lo que comemos

La lista de alimentos que nos causan alergias e intolerancias alimentarias crece cada día y no tenemos conocimiento de por qué o cómo podemos frenar esta expansión.

Con el paso de los años, cada vez es más habitual escuchar entre nuestros grupos más cercanos que alguien del entorno tiene intolerancia o alergia a algún alimento. Da la impresión que el número de personas que padece alguna afección de estas características se ha multiplicado o triplicado sin que sepamos bien de lo que se trata. En este sentido, mucha gente ha optado por hacer un auto diagnóstico y quitar de su dieta diaria aquellos alimentos que considera perjudicial para su salud. Otras optan por la asesoría profesional para dar veracidad a sus conjeturas. En los casos más evidentes hay un dictamen claro e irrefutable de padecer una alteración orgánica al consumir ciertos alimentos.

¿Pero es realmente así? ¿De verdad la población está presentando reacciones secundarias al consumo de algunos alimentos? Para proporcionar respuestas veraces a estas dos interrogantes, tendríamos que decir que tanto una como la otra han visto incrementada su presencia en la población, pero esto se debe principalmente a que los métodos de detección son más eficaces a la hora de diagnosticar, y que también se trabaja en un seguimiento clínico de los casos, algo que antes no sucedía y por ende los diagnósticos podían ser erróneos.

¿Intolerancia o alergia?

Pero vamos por paso, lo primero que hay que explicar es que, no es lo mismo una intolerancia que una alergia alimentaria. La primera es una reacción adversa en nuestro organismo, sobre todo del sistema digestivo a un alimento o aditivo, en la cual no está implicado nuestro sistema inmunológico por lo que no intervienen anticuerpos. Algunos de sus síntomas más comunes son los gases, la distensión abdominal, la diarrea, las nauseas, la cefalea, etc. Las intolerancias más conocidas son la de la lactosa y la del gluten.

Las intolerancias se clasifican en tres grupos:

  • De origen funcional, es decir, que están causadas por un desorden enzimático o metabólico aislado.
  • De causa estructural, que se deben a una alteración en el tracto gastrointestinal
  • Farmacológicas, ocasionadas por sustancias químicas presentes de forma natural o añadidas en los alimentos.

En cada una de éstas es fundamental la susceptibilidad orgánica del individuo, ya que mientras algunos muestran reacciones agudas de su rechazo, en otras personas los efectos pasan casi desapercibidos o se confunden con otras patologías.

En el caso de las alergias alimentarias, se trata de una respuesta del sistema inmunológico a la ingesta de alguna proteína que se encuentra en un alimento. Nuestras defensas se confunden y tratan a la proteína como si fuera perjudicial. Su reacción adversa es casi inmediata y no solo conlleva el aparato digestivo, sino que también se pueden presentar en forma de urticaria, rojeces, ronchas, problemas respiratorios e incluso, en casos más graves, un shock anafiláctico.

Las alergias alimentarias están experimentando un crecimiento en nuestro país y el resto del mundo, pero no porque se estén generando condiciones para que esto suceda, sino más bien porque los métodos de medición están siendo más eficaces a la hora de diagnosticar. Según un estudio de 2014 realizado por el Instituto Milenio de Inmunología e Inmunoterapia y expertos de la Universidad Católica, un 5.5% de la población infantil chilena padece de algún tipo de alergia alimentaria, mientras que en adultos los números se acercan al 4%. Las alergias más comunes son al huevo, la leche, el maní, las nueces, el trigo, la soya, el pescado y el marisco. Sin embargo en esta investigación se pudo constatar que también había una incidencia muy alta de niños alérgicos a la palta y el plátano.

¿Cuál es la mayor intolerancia en Chile?

Con respecto a los datos que se tienen en el país sobre las intolerancias alimentarias se ha podido estimar que más de la mitad de los chilenos son intolerantes a la lactosa. Según investigaciones realizadas al respecto, se llegó a la conclusión de que las poblaciones asentadas en Latinoamérica y algunos países de Asia y África, carecen de un gen capaz para digerir la lactosa, llegando a representar un porcentaje muy alto entre sus habitantes. En otros lados del mundo, como el noroeste de Europa, la tasa de incidencia solo llega al 3%, debido a que los europeos del norte generaron una modificación genética que les permitió digerir la lactosa. Con los años este gen se expandió hacia el resto de la población mundial, por lo que en los demás continentes no se presentan muchos problemas al respecto.

Tanto las intolerancias como las alergias alimentarias son temas de interés recurrente en la población. No obstante es importante que no efectuemos ningún tipo de acción basándonos en comentarios de terceros o de lecturas sobre el tema. Para ello hay equipos médicos capacitados para realizar las pruebas diagnósticas oportunas que den una respuesta a nuestras interrogantes. Muchas veces las alergias e intolerancias se pueden volver crónicas, pero en otras ocasiones se puede revertir sus efectos gracias al apoyo de profesionales capacitados en el tema.

Como siempre te lo hacemos saber, en Yammi trabajamos continuamente desarrollando platos que sean de tu gusto y saludables. Pensando en ello te recomendamos tres opciones, si eres una persona con algún tipo de alergia o intolerancia. Prueba nuestro tomaticán con carne y tocino, nuestro ají de gallina o la reineta estilo cancato con longanicilla. Seguro que quedarás satisfecho.

Si tienes algún comentario o tema que te interese, háznoslo saber a nuestro correo electrónico; comunicacion@yammi.cl.

 

Por | 2018-07-03T11:55:56+00:00 3 julio 2018|Categorías: Estilo de vida|Etiquetas: , , |Sin comentarios

About the autor:

Mi nombre es Marcela, soy periodista y desde hace más de 15 años que resido en España. Cuando llegué a vivir aquí me tuve que hacer a la idea de reaprender a cocinar ya que muchos de los ingredientes de la comida chilena no se vendían. Hoy por hoy, es posible encontrar muchos alimentos como el cilantro, el chuño de papa y mi adorado manjar, aunque algunos con nombres diferentes A través de los años he abierto mi visión gastronómica y he podido desarrollar una mezcla de sabores entre lo local y lo que se cocina en Chile. No soy experta en el tema, pero si me considero una aprendiz aplicada que quiere mezclar sabores y hacerlos suyos. De ahí que en mi casa la comida sea tan variada y que mis hijos no distingan lo que pertenece a España y lo que es de Chile. Para ellos todo es comida Chilenopañola. Pues bien, a través de las entradas en el blog quiero contarles un poquito más de lo que se consume por estos lados, no sólo en España sino en el resto de países circundantes, ya que la comida viaja y se mezcla de mejor forma, que incluso nosotros mismos.

Deje su comentario