¿Por qué son necesarias las dietas?

Son un reclamo constante en nuestra sociedad, tanto porque ayudan a mejorar nuestra salud, como también porque mejoran nuestro sistema de alimentación.

Continuamente vemos en televisión o cualquier otro medio, que una dieta balanceada es la base de una buena salud. Pero las dietas son distintas y dependen de muchos factores para ser eficientes. Tenemos así las dietas que se realizan para bajar de peso, las que deben hacer los deportistas, incluso las que han de seguir los niños para tener un crecimiento óptimo. Pero dieta es un nombre genérico que se da para el hábito alimentario que tenemos los seres humanos.

Cuando una dieta es saludables se crea un algoritmo de baja en las tasas de enfermedades y crece la esperanza de vida entre la población que la consume. En este sentido, la dieta mediterránea se ha alzado como una de las pautas de alimentación más completas, ya que posee una variedad de alimentos y proporción de los mismos, que hacen que en el conjunto se produzca un equilibrio. Esto es de suma importancia, ya que un alimento nunca puede desplazar o sustituir a otro; no es lo mismo consumir algo que tenga las mismas propiedades, a consumir un alimento que nos aporta energía, pero queda escaso en nutrientes.

Ahora bien, de un tiempo a esta parte, las dietas se han convertido en un tema recurrente, debido principalmente a que nuestros hábitos alimenticios han cambiado con los años. La introducción de nuevos productos para comer, que no siempre son beneficiosos para nuestra salud, han hecho sonar las alarmas, sobre todo en la población infantil.

Dietas en niños

Como hemos mencionado anteriormente, una dieta no es solamente para bajar de peso, sino que también para adoptar hábitos. En este sentido, los niños son el grupo que más riesgo presenta, ya que son altamente influenciables y además están en pleno crecimiento, por lo que es importante que sus cuerpos consuman los nutrientes que necesitan.

En el año 2016 la OMS calculó que más de 41 millones de niños en el mundo y menores de cinco años, tenían riesgo de sobrepeso o eran obesos. En el caso de Chile las cifras también son alarmantes, ya que un 9,3% de los niños menores de cinco años son obesos, dos puntos arriba del promedio general de la región y casi cuatro sobre el promedio mundial, según un informe de 2018, desarrollado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Unicef y el Programa Mundial de Alimentos (WFP).

Si nos vamos a edades superiores, los datos se incrementan, llegando a representar el 45% de la población infantil. Tales cifras obedecen a hábitos alimenticios donde imperan los productos con alto contenido en grasas, azúcar y sales.

Las soluciones pasan por desarrollar una actividad física de forma regular y consumir una dieta saludable. Los padres y los colegios juegan un papel importante en el tipo de vida que estén enseñando a los niños, ya que ellos observan y se adaptan a las situaciones a los que se ven enfrentados.

Dietas en deportistas

En este apartado vamos a diferenciar tres prácticas que podemos encontrar. Por un lado tenemos a los aficionados que quieren practicar un deporte para mantenerse o liberar estrés; los jóvenes deportistas que desarrollan rutinas deportivas con más frecuencia; y los deportistas de élite o aquellos que el deporte es su forma de vida.

En el primer caso, las personas que practican alguna especialidad deportiva amateur y buscan mejorar su rendimiento, no necesitarán de suplementos nutricionales, si poseen una dieta equilibrada. Este es un error grave que se comete constantemente en el mundo deportivo y que muchas veces “pasa factura” a quienes lo practican.

Por el contrario, el ejercicio habitual de una especialidad deportiva en jóvenes, requiere de una alimentación controlada por personal sanitario. El uso de suplementos nutricionales es el mayor error que cometen aquellos que quieren mejorar sus capacidades deportivas. Tal afirmación queda sustentada en un estudio sobre la alimentación suplementaria en jóvenes deportistas, donde se pudo constatar que la mayoría de éstos abusaba de los azúcares y dulces (38.3%) y tenían un bajo consumo de pescados (3,8%) y legumbres (1,5%). Asimismo consumían el doble de suplementos vitamínicos y proteicos, los cuales eran recomendados por entrenadores, fisioterapeutas o alguien del equipo técnico.

Finalmente están los deportistas que practican alguna especialidad como medio de vida. En estos casos se necesita un asesoramiento continuo por parte de especialistas, ya que hay ciertas prácticas deportivas en las que la ingesta de alimentos debe ir acompañada por estudios que vean el efecto que estos producen en el cuerpo. Por ejemplo, en una investigación desarrollada en México se pudo establecer una correlación entre la flexibilidad y la alimentación de unas bailarinas de jazz. Durante un año se estudió a un grupo de jóvenes de donde se pudo comprobar la necesidad de una alimentación rica en colágeno, magnesio y zinc, ya que estos minerales favorecían la flexibilidad de las bailarinas.

Dietas de pérdida de peso

Finalmente abordamos la alimentación que busca la pérdida paulatina de peso. Primero de todo hay que señalar que en el peso corporal hay dos variantes que inciden en el resultado final. Por un lado tenemos la masa grasa y por otro la masa libre de grasa (huesos, fluidos corporales, músculos). De estas dos, es la masa grasa la que nos interesa perder y que puede estar arraigada a factores temas como la medicación, la poca actividad física, la alimentación irregular, la menstruación, la falta de sueño o exceso de estrés.

Para bajar de peso hay que pensar en un cambio de estilo de alimentación. No debemos preocuparnos solo en que la comida sea sana y nutritiva, sino que además nos apetezca de comer. Muchas dietas fracasan porque lo que se ingiere no es apetecible al paladar, por lo que las personas “tiran la toalla”. Sí a eso sumamos el efecto a largo plazo, es decir, dietas que son lentas, tenemos como resultado un ciclón de idas y venidas para perder peso.

Según comenta el dietista y nutricionista Carlos Ríos, del movimiento Realfooding, la alimentación sana no debe dar paso a la subida de peso. Más bien es la incorporación de alimentos que llevan componentes artificiales es lo que hacen que nuestro cuerpo adquiera kilos de más, debido a los alimentos procesados. Si se quiere tener éxito en una dieta, podemos contactar con un profesional que nos asesore, o bien fijarnos en que nuestra alimentación sea lo más saludable posible. Con esto podremos controlar nuestro peso, al tiempo de mejorar nuestra salud.

Consientes de que alimentarse con comida sana es muchas veces un quebradero de cabeza, porque no sabemos qué cocinar, o no tenemos el tiempo para hacerlo. En Yammi apostamos por hacer tu vida fácil, por lo que te invitamos a probar nuestros platos que te ayudarán a lograr tus objetivos. Prueba esta semana nuestro salmón a la finas hierbas o el exquisito guiso de zapallo italiano con apio. Querrás repetir!

Que tengas buena semana!

 

Por | 2019-05-14T10:54:17+00:00 14 mayo 2019|Categorías: Estilo de vida|Etiquetas: , , |Sin comentarios

About the autor:

Mi nombre es Marcela, soy periodista y desde hace más de 15 años que resido en España. Cuando llegué a vivir aquí me tuve que hacer a la idea de reaprender a cocinar ya que muchos de los ingredientes de la comida chilena no se vendían. Hoy por hoy, es posible encontrar muchos alimentos como el cilantro, el chuño de papa y mi adorado manjar, aunque algunos con nombres diferentes A través de los años he abierto mi visión gastronómica y he podido desarrollar una mezcla de sabores entre lo local y lo que se cocina en Chile. No soy experta en el tema, pero si me considero una aprendiz aplicada que quiere mezclar sabores y hacerlos suyos. De ahí que en mi casa la comida sea tan variada y que mis hijos no distingan lo que pertenece a España y lo que es de Chile. Para ellos todo es comida Chilenopañola. Pues bien, a través de las entradas en el blog quiero contarles un poquito más de lo que se consume por estos lados, no sólo en España sino en el resto de países circundantes, ya que la comida viaja y se mezcla de mejor forma, que incluso nosotros mismos.

Deje su comentario