Esas famosas grasas trans, tan deliciosas y tan poco sanas

¿Conoces las grasas trans y su implicancia en la dieta chilena?

 Hace unos meses la Organización Mundial de la Salud lanzó un llamado a reducir el consumo de grasas trans en alimentos de producción industrial, esto debido a su impacto en la salud pública.

Nuestra alimentación nos preocupa, y cada día recibimos nuevas noticias que nos amplían, de manera alarmante, los vetos a ciertos productos que antes parecían seguros. La inocuidad de los alimentos está presente en todos los noticiarios y en las reuniones que sostenemos con amigos y familiares. La última noticia que nos tiene en alarma (aunque ya lo sabíamos) es la utilización de ácidos grasos trans en los alimentos que consumimos a diario. Desde la OMS se ha lanzado una campaña de información y retirada sobre estos productos, mientras que en Chile se ha puesto en marcha la segunda etapa de etiquetado de alimentos, para reducir el consumo de ácidos grasos trans.

Pero ¿qué significa todo esto?. ¿Ya no podremos comer galletas o papas fritas?. Para comprender de qué se trata, lo vamos a explicar por partes.

Primero de todo hay que saber que los ácidos grasos o grasas trans es grasa vegetal que se forma por la hidrogenación del aceite, en palabras simples, es cuando el estado líquido del aceite pasa al sólido o semisólido con la ayuda del hidrógeno. El propósito de esta acción química es aumentar la vida útil de los alimentos procesados, junto con mejorar su textura y sabor. La transformación no aporta ningún valor nutritivo y es utilizada por la industria alimenticia para crear productos de consumo masivo como la comida rápida, margarina, galletas, fritos, pastelería industrial, pizzas, helados, etc. Existen también pequeñas cantidades de ácidos grasos de origen natural que se encuentran en los productos lácteos y las carnes de ciertos rumiantes como las vacas y ovejas.

Las grasas trans no deben confundirse con alimentos transgénicos. Su nombre viene dado por el enlace químico que se genera en esta grasa y no tiene nada que ver con los alimentos que están modificados genéticamente.

Cuál es el riesgo de éstos

Una vez sabemos lo que son y dónde podemos encontrar los ácidos grasos trans, toca hablar sobre la importancia de bajar su consumo o erradicarlos de nuestra alimentación. Según datos de la OMS, “cada año la ingesta de grasas trans causa más de 500.000 muertes por enfermedades cardiovasculares.”. La razón radica en que este tipo de grasas bloquea el colesterol bueno (HDL) al tiempo que aumentan el colesterol malo (LDL) y los triglicéridos. Las dietas basadas en un alto porcentaje de grasas trans elevan el riesgo de padecer una cardiopatía en un 21% y de producir la muerte en un 28%. Existen estudios que alertan también sobre la implicancia de las grasas trans en la aparición de obesidad, diabetes tipo 2 y depresión.

Junto con disminuir la ingesta de este tipo de grasas es importante saber que la sustitución de grasas trans por ácidos grasos insaturados baja el riesgo de padecer una cardiopatía y trastornos relacionados con la obesidad. Algunos alimentos que se encuentran en esta gama son los frutos secos, el aceite de oliva y el pescado.

La política implementada en Chile

El llamado que ha hecho este año la Organización Mundial de la Salud de eliminar los ácidos grasos trans en el 2023, ha tenido una acogida temprana en Chile, ya que desde el 2016 se cuenta con una Ley de Etiquetado (Ley 20.606 de composición natural de los alimentos y su publicidad), que se refiere a la información sobre la composición nutricional de los alimentos que compramos, además de la publicidad que se genera en torno a éstos.

Con esta ley se obligó a rotular los productos con sellos de advertencia “Alto en” calorías, grasas saturadas, azúcares y sodio. También se interpuso el 2% como medida máxima para que un producto no lleve tal etiquetado, es decir, cualquier producto que supere esa cantidad en los 4 nutrientes críticos tiene que informar al consumidor con una advertencia en su presentación. Para conocer los límites en lo cuales se enmarcaría esta regla de etiquetado, se tuvo como modelo los alimentos naturales y la cantidad de estas composiciones que subyacen en su total.

Chile es el segundo país de latinoamérica con más obesidad, ya que un 60% de la población la padece. El problema radica en que ésta se inicia en la infancia debido a la malnutrición por exceso, es decir, alimentarse de forma incorrecta. Por otro lado, los accidentes cardiovasculares son la primera causa de muerte en nuestro país, representado el 30% del total de decesos.

Nuestro grano de arena en Yammi

La comida que adquieres en Yammi se cocina con los mejores ingredientes y de la forma más natural, para que tu alimentación sea completamente sana. En nuestro proceso de elaboración no utilizamos ningún conservante tal y como lo explica Jorge Lobos, Fundador y Gerente de Yammi: “Nuestra preparación de los platos se dividen en dos etapas. La primera es un enfriamiento muy rápido, abatimiento de temperatura que se realiza inmediatamente después de cocinar el plato. En la segunda parte procedemos al envasado al vacío controlado. En ambas etapas se evita la contaminación microbiana del plato y prolonga su calidad en un 100% por al menos 8 días”.

 De esta manera, lo platos de Yammi son completamente naturales y sanos para tu seguridad y el bienestar de tu organismo. Te invitamos a tomar nota de estas informaciones y a probar nuestro exquisito salmón en salsa verde con quinoa del huerto o la suprema de pollo a la mostaza rellena de champiñones y cebollas.

Que tengas una buena semana!

 

Por | 2018-07-17T19:36:51+00:00 17 julio 2018|Categorías: Estilo de vida|Etiquetas: , , |Sin comentarios

About the autor:

Mi nombre es Marcela, soy periodista y desde hace más de 15 años que resido en España. Cuando llegué a vivir aquí me tuve que hacer a la idea de reaprender a cocinar ya que muchos de los ingredientes de la comida chilena no se vendían. Hoy por hoy, es posible encontrar muchos alimentos como el cilantro, el chuño de papa y mi adorado manjar, aunque algunos con nombres diferentes A través de los años he abierto mi visión gastronómica y he podido desarrollar una mezcla de sabores entre lo local y lo que se cocina en Chile. No soy experta en el tema, pero si me considero una aprendiz aplicada que quiere mezclar sabores y hacerlos suyos. De ahí que en mi casa la comida sea tan variada y que mis hijos no distingan lo que pertenece a España y lo que es de Chile. Para ellos todo es comida Chilenopañola. Pues bien, a través de las entradas en el blog quiero contarles un poquito más de lo que se consume por estos lados, no sólo en España sino en el resto de países circundantes, ya que la comida viaja y se mezcla de mejor forma, que incluso nosotros mismos.

Deje su comentario