Mis dientes, mi cuidado, mi alimentación

Boca sana en cuerpo sano

Nuestros dientes son la primera herramienta que trabaja en la ingesta de nutrientes y los primeros también que pueden desarrollar problemas para nuestra salud.

En nuestra boca hay 32 dientes, pero junto a estos viven muchas bacterias y gérmenes que deambulan “a su gusto”, si no le ponemos freno. Las formas más sencillas y eficaces de detener este festín son el cepillado después de cada comida y el uso del hilo dental. No obstante, la pereza, falta de tiempo y/o el olvido hacen que muchas personas descuiden su higiene bucal, dando paso a la aparición de caries o enfermedades periodontales.

De todas las manifestaciones, las caries son las más comunes y la primera causa de la pérdida de dientes. Su aparición puede deberse, junto a una mala higiene, a una alimentación inadecuada, escasez de medios económicos y la predisposición natural de cada individuo a desarrollarlas. Pero además de las caries, es posible padecer otras molestias como la gingivitis, en la cual se inflaman las encías por la acumulación de placa bacteriana o la periodontitis, donde se ve afectado también el hueso que rodea los dientes.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las caries infantiles están presentes en el 75% de los niños en etapa escolar, mientras que en los adultos la concurrencia es de un 100%. A estas cifras se suman datos más específicos relacionados con las enfermedades periodontales, que afectan a un 20% de la población entre 35 y 44 años, mientras que un 30% del adulto mayor no tiene dientes naturales. Estas cifras se exageran cuando hablamos de países muy pobres, en los cuales la mayor parte de su población padece de algún trastorno bucal.

Cómo ayudar a nuestros dientes

Existen diferentes acciones tendientes a mejorar nuestra dentadura y por consiguiente evitar cualquier otro tipo de enfermedad que se pueda presentar. Es importante saber y recordar que a través de la cavidad bucal es posible detectar distintas carencias como la falta de vitamina B12, desórdenes alimenticios o enfermedades como el cáncer oral. También se ha podido establecer una relación entre una mala higiene y patologías cardiovasculares, diabetes, partos prematuros y bebes con bajo peso.

Según la OMS el consumo de frutas y verduras podría ayudar a prevenir algunas de estas enfermedades, sobre todo si se aumenta el consumo de aquellos alimentos que contienen fósforo y calcio, clave en la formación ósea y dental. De las recomendaciones que da la OMS, las más importantes se dirigen a los lácteos, huevos, pescados, frutos secos y legumbres.

En cuanto a la mantención y cuidado de los dientes, se recomienda cambiar de cepillo a los tres o cuatro meses, ya que la textura de la cerda pierde eficacia, así como si se ha pasado por alguna enfermedad infecciosa. Por otro lado, se ha de evitar el uso de tapas o protectores de cepillos, ya que ayudan en la proliferación de las bacterias.

Dientes más blancos

Muchas veces debido a factores hereditarios, la comida que ingerimos, los hábitos poco saludables como el tabaquismo o por el uso de antibióticos, nuestros dientes van perdiendo su color claro, tornándose amarillos, grisáceos e incluso de color café. Además, con los años se va perdiendo el brillo natural por el desgaste en el uso de pastas abrasivas, cepillos inadecuados, o la ingesta excesiva de flúor, lo que también provoca la aparición de parches amarillos en nuestra dentadura.

Por estos motivos, hay una serie de acciones que podemos hacer en pos de ayudar a blanquear nuestra sonrisa. Además del cepillado frecuente, podemos utilizar pastas blanqueadoras, enjuagues bucales o tomar vitamina C. Una investigación reciente determinó que una deficiencia de vitamina C ayuda a empeorar la periodontitis y la decoloración de los dientes.

Pero sea cuál sea la situación en la que te encuentres, has de recordar que una buena salud bucal es muy importante, más allá de la estética u otro tema que te interese. La visita periódica al dentista y el cuidado en la alimentación ayudará a que tu sonrisa esté siempre sana.

Desde Yammi te invitamos a fortalecer tus dientes con platos ricos en calcio, fósforo y nutrientes como nuestra Lasagna bolognesa con tres quesos o la Merluza austral al pomodoro con arroz basmati. Además, te damos algunos tips naturales para que puedas mantener una buena salud bucal.

TIPS;

*Fresas: Atacan las bacterias de la placa dental y evitan la desmineralización de la dentadura.

*Manzanas, peras, sandia y kiwi: Ayudan a limpiar la superficie de dientes y encías.

* Frutas cítricas como limón o uva: crean un efecto blanqueador natural.

* Zanahoria y rábano: limpian la placa bacteriana.

* Apio; ayuda con el mal aliento

* Té verde: Es un antioxidante que combate las enfermedades de las encías. Sí se acompaña de cereales, ayuda a combatir la periodontitis

* Especias como el perejil, albaca y la menta: contrarrestan el efecto del ajo y la cebolla.

* El vino ayuda en la prevención de las caries.

 

¡Buena semana!

 

Por | 2018-07-31T11:36:09+00:00 31 julio 2018|Categorías: Estilo de vida|Etiquetas: , , |Sin comentarios

About the autor:

Mi nombre es Marcela, soy periodista y desde hace más de 15 años que resido en España. Cuando llegué a vivir aquí me tuve que hacer a la idea de reaprender a cocinar ya que muchos de los ingredientes de la comida chilena no se vendían. Hoy por hoy, es posible encontrar muchos alimentos como el cilantro, el chuño de papa y mi adorado manjar, aunque algunos con nombres diferentes A través de los años he abierto mi visión gastronómica y he podido desarrollar una mezcla de sabores entre lo local y lo que se cocina en Chile. No soy experta en el tema, pero si me considero una aprendiz aplicada que quiere mezclar sabores y hacerlos suyos. De ahí que en mi casa la comida sea tan variada y que mis hijos no distingan lo que pertenece a España y lo que es de Chile. Para ellos todo es comida Chilenopañola. Pues bien, a través de las entradas en el blog quiero contarles un poquito más de lo que se consume por estos lados, no sólo en España sino en el resto de países circundantes, ya que la comida viaja y se mezcla de mejor forma, que incluso nosotros mismos.

Deje su comentario