Cual es la importancia real del desayuno?

¿Cuál es la importancia real del desayuno?

Es la primera comida del día y proporciona alrededor del 20% al 25% de energía que utilizaremos durante el resto de la jornada.

Últimamente se habla mucho sobre la importancia que tiene el desayuno, dentro de las comidas que realizamos durante el día. Las primeras afirmaciones se relacionan con una ingesta adecuada que nos permita mantenernos bien e incluso perder peso. La segunda se corresponde con nuestra salud y cómo la falta de éste puede provocar problemas cardiovasculares entre otros. La verdad es que a lo largo de los años se han realizado muchos estudios y experimentos para saber el impacto real del desayuno en las personas, y en todos y cada uno de ellos se han obtenido diferentes resultados, por lo que estamos ante la falta del establecimiento de un hecho como fidedigno.

Todo lo anterior viene precedido por el hecho de que el metabolismo de cada persona es diferente y mientras a algunas les sienta bien tomar un desayuno abundante, a otras les hace falta solo un café para poder arrancar el día. Cada persona tiene necesidades distintas y no se puede obligar a comer nada que al cuerpo no le apetece. Este es un gran dilema para muchas madres que se ven frustradas al ver que sus hijos no desayunan “correctamente”, básicamente por la presión social que esta involucra, cuando en realidad lo importante es generar buenos hábitos.

Desmitificando el desayuno

Como hemos señalado anteriormente, mucho se ha hablado de la importancia del desayuno, pero las conclusiones de los diversos estudios llegan a ser contradictorias entre ellas. En la mayoría de los casos se busca generar una relación entre desayuno y obesidad, debido a que gran parte de las personas obesas se lo saltan. Otros mencionan la importancia que éste reviste para los niños en su desarrollo. Sin embargo, al intentar establecer un patrón entre estas dos premisas encontramos diferentes resultados.

Por ejemplo, según un estudio poblacional publicado por la revista The Journal of Nutrition, indicó que si desayunamos de manera abundante evitaremos picotear durante el día, manteniendo a raya el peso. Otro de la Universidad de Minessota logró establecer una relación entre una buena comida en la mañana y una mejora en el rendimiento escolar de los niños.

Pero del otro lado, un artículo publicado en la revista American Journal of Clinical Nutrition, no pudo establecer un beneficio o diferencia entre las personas que tomaban desayuno y las que no lo hacían. Además, existe otro estudio publicado en esta misma revista en el que se indica que no existe una relación, a corto plazo, entre el desayuno y el funcionamiento neuropsicológico de niños en edad escolar.

La gran problemática a la que se encuentran expuestos los investigadores, es que los grupos aleatorios que participan de estos estudios tienen diferentes hábitos y pertenecen a regiones distintas, con lo que, es muy posible, que los resultados vayan cambiando.

Diferencias culturales

Más allá de lo que los estudios nos puedan informar o sugerir, existe una clara diferencia entre lo que desayunan las personas del norte o el sur de un continente. Por ejemplo, no es lo mismo comer pan con palta y un buen tazón de leche para desayunar, a comer tocino con huevos, panqueques, cereales y café. El primer desayuno (con algunas variantes) es lo que se suele comer en Chile y el segundo lo que ingieren los norteamericanos. Si tomamos otros ejemplos podemos citar que en Japón el desayuno tradicional consta de arroz, sopa de miso (hecha a base de tofu, cebollas y algas), nato (soja fermentada), nori (alga seca), tortilla japonesa, pescado, té verde, etc. Y si miramos al centro de Europa encontramos que en Alemania desayunan pan, queso, huevos, salchichas, müsli, mermeladas, etc.

La brecha entre el desayuno de un país y otro es visible desde cualquier ángulo, por lo que los estudios que se quieran relacionar no pueden ser del todo comparativos, básicamente porque hay factores culturales que nos separan y varían nuestro tipo de alimentación.

El marketing del desayuno

Cuando analizamos el desayuno también nos podemos trasladar a otro ámbito como es el marketing que se ha generado en torno a éste. Hace algunos años el consumo de cereales era escaso en nuestro país y sólo lo veíamos en las películas. Hoy en día se ha posicionado una industria del cereal, capaz de estar presente en todos los hogares. Nos estamos encontrando que muchos desayunos son insanos ya que se ingiere muchos carbohidratos (cereales, galletas, pan, pasteles) y pocas grasas y proteínas. Se calcula que en Chile, cada persona consume una media de 95 kilos de pan al año, lo que pone de manifiesto el abuso que hacemos de este alimento.

Al no haber tantos productos para el desayuno, durante las últimas décadas se han diseñado alimentos destinados al consumo matinal que seguramente no comeríamos durante el resto del día y que traen una carga de azúcar alarmante.

El desayuno ideal

Es importante tener en cuenta que el desayuno variará dependiendo de la edad que tengamos y que lo más importante es la creación de hábitos para poder llevar una vida sana. En este punto es de suma importancia educar a los niños para que puedan desarrollar una rutina que les permita alimentarse bien.

Entre los alimentos que es preferible consumir están los lácteos descremados o semidescremados, frutas (mejor la pieza entera que el jugo por la fibra que aporta), cereales integrales sin azúcar, pan integral al que se le puede agregar queso, quesillo o palta.

Pese a toda la información que se pueda obtener, es bueno recordar que una buena alimentación es la base de una buena salud, por lo que no importa cuál comida es la principal, sino que intentemos crear un hábito de cuidado en torno a ésta.

Para ayudarte, en Yammi preparamos platos saludables que se pueden consumir a cualquier hora del día o cuando tu cuerpo lo reclame. No te olvides de probar esta semana nuestras novedades como lasagna veggie o nuestros capelettis fungi.

Buena semana!

 

Por | 2018-09-04T15:35:19+00:00 4 septiembre 2018|Categorías: Estilo de vida|Etiquetas: , , |Sin comentarios

About the autor:

Mi nombre es Marcela, soy periodista y desde hace más de 15 años que resido en España. Cuando llegué a vivir aquí me tuve que hacer a la idea de reaprender a cocinar ya que muchos de los ingredientes de la comida chilena no se vendían. Hoy por hoy, es posible encontrar muchos alimentos como el cilantro, el chuño de papa y mi adorado manjar, aunque algunos con nombres diferentes A través de los años he abierto mi visión gastronómica y he podido desarrollar una mezcla de sabores entre lo local y lo que se cocina en Chile. No soy experta en el tema, pero si me considero una aprendiz aplicada que quiere mezclar sabores y hacerlos suyos. De ahí que en mi casa la comida sea tan variada y que mis hijos no distingan lo que pertenece a España y lo que es de Chile. Para ellos todo es comida Chilenopañola. Pues bien, a través de las entradas en el blog quiero contarles un poquito más de lo que se consume por estos lados, no sólo en España sino en el resto de países circundantes, ya que la comida viaja y se mezcla de mejor forma, que incluso nosotros mismos.

Deje su comentario